Escapada a Moulay Idriss

Escapada a Moulay Idriss
5 (100%) 5 votes

Tras nuestra estancia de un día en Rabat, la idea era ir a Meknes pero estando tan cerca de la ciudad santa de Moulay Idriss no quisimos pasarlo por alto y fuimos a visitarla.

Moulay Idriss se encuentra a 30 km de Meknes y se tarda una media hora en coche. Está situada en las faldas del monte Zerhoun y debe su nombre a su fundador, el bisnieto de Mahoma, Moulay Idriss.

Este pueblo de montaña es un lugar de peregrinación muy importante y, si un musulmán peregrina 4 veces a él, no tendrá que hacer la obligada peregrinación a la Meca. Digamos que una cosa compensa a la otra.

Comenzamos con un vídeo resumen de nuestras andanzas por este pueblo de Marruecos lleno de encanto:

Cómo llegar a Moulay Idriss

Nosotros fuimos desde Meknes y contratamos un taxi por 350 dh (unos 35€), pactando con el taxista que nos llevaba a la antigua ciudad romana de Volubilis y nos esperaba allí una hora. Luego, nos llevaba a Moulay Idriss y nos esperaba allí dos horas.

Desde Volubilis a Moulay Idriss el viaje transcurre por carreteras entre olivos, con la típica tensión de la forma de conducir de los taxistas marroquíes. Lo bueno llega cuando vislumbras por encima de la montaña la pequeña y encantadora ciudad.

Qué ver y hacer en Moulay Idriss

Cuando subes a los miradores y echas un vistazo, te recuerda claramente a muchos de los pueblos andaluces con sus casitas blancas. La medina es Patrimonio de la Humanidad y si no estás acostumbrado a este pequeño y maravilloso caos marroquí, es muy fácil perderse.

La Gran Terraza

Hay pocas cosas que se puedan visitar pero, para nosotros, mereció la pena. Subiendo hacia las terrazas (hay una pequeña y otra grande), nos encontramos con varias estampas de las calles de este pueblo tan tradicional. Tanto es así, que hasta 2004 solo podían acceder los fieles.

Miradores de Moulay Idriss

Minarete circular de la Mezquita Sentissi

Callejeando, nos encontramos con el único minarete circular de Marruecos, construido con piedras de Volubilis y adornado con mosaicos de cerámica verde, presenta capítulos del Corán y se encuentra en la Mezquita Sentissi.

Minarete circular en Moulay Idriss

La Plaza de Mohamed VI 

No esperéis un lugar turístico en Moulay Idriss, pues no lo es en absoluto, pero tiene un encanto especial. El pasear por la plaza de Mohamed VI, con sus comercios y gentes, y poder acceder desde ella a la entrada del Mausoleo del fundador es lo que más nos gustó.

Esta zona junto con la búsqueda de la Gran Terraza, que realmente creemos que con el lío de calles encontramos la pequeña terraza, aunque las vistas son igualmente espectaculares, son de los mejores recuerdos que nos llevamos de Moulay Idriss.

Plaza Mohamed VI en Moulay Idriss

Mausoleo de Moulay Idriss

Es el monumento más importante de la ciudad pero si no eres musulmán no puedes acceder a él. Desde la Gran Terraza se puede obtener una vista general de su tamaño y por su puerta se puede acceder justo hasta un listón que te indica que debes parar si no eres musulmán.

Moulay Idriss: mausoleo del fundador

El mercado de Moulay Idriss

Casi de casualidad vimos una puerta que daba entrada al mercado de Moulay Idriss. Como vimos a un grupo de turistas entrar nos aventuramos tras ellos para ver qué tal era.

Es un mercado pequeño, como la ciudad, pero no faltaba de nada. Se entra por un sitio y se desemboca en una plaza más abierta que da a su vez a la calle de entrada.

Dónde comer en Moulay Idriss

Tras pasear por el pueblo y la plaza, nos fuimos a comer a uno de los restaurantes de la plaza, el Haytham. La especialidad es carne a la parrilla así que pedimos pinchitos de pollo y de kefta, acompañados de ensalada Niçoise y una botella de agua.

Tardaron un poco en traerlo y prácticamente engullimos porque se acercaba peligrosamente la hora a la que habíamos quedado con el conductor en un punto algo alejado para emprender la vuelta.

Comer en Moulay Idriss

Eso sí, tenemos que decir que todo estaba riquísimo y venía en una cantidad que no nos esperábamos. Nuestra idea era comer algo ligerito pero había tanta comida que hasta sobró, en parte porque no teníamos más tiempo. El total de todo fue de 150 dh.

De vuelta a Meknes

Tras nuestra escapada a Volubilis y Moulay Idriss, llegamos al punto de encuentro con el taxista y empezamos la vuelta hacia la ciudad de Meknes, pero esa historia da para otro artículo.

¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *