Escapadas: un día en Salamanca

Escapada de un día en Salamanca
Escapadas: un día en Salamanca
5 (100%) 5 votes

Nos dimos una escapada de un día en Salamanca dentro de un viaje un poco más amplio en el que también recorrimos la Sierra de Francia, haciendo a la vuelta una parada en un pueblo abandonado llamado Granadilla.

El viaje comenzó una noche en Sevilla, hicimos parada para dormir en Valdesalor, un pueblo de Cáceres, y al día siguiente nos levantamos a las 6:30 para estar a las 7:00 en ruta hacia Salamanca, llegar temprano y aprovechar el día.

Desayunar en Guijuelo

Hicimos una parada en el camino en el famoso pueblo de Guijuelo, donde los jamones, con idea de desayunar lo típico de allí ya que estábamos por la zona.

Dónde desayunar en Guijuelo

Entramos en un bar llamado Donde Dur√°n y¬†all√≠ pedimos dos tostadas con jam√≥n y 2 caf√©s.¬†Como se puede ver en la foto la tostada ten√≠a muy buena pinta, y damos fe de que estaba muy rica. El precio del desayuno fue de 9,40‚ā¨. Por muy de Guijuelo que fuera el jam√≥n, un poco elevado el precio, la verdad.

Llegamos a Salamanca

Y por fin llegamos a Salamanca. Aparcamos cerca del alojamiento en el Garaje Mil√°n, que est√° justo a la vuelta de la esquina. Nos lo dejaban por 10‚ā¨ el d√≠a, as√≠ que dejamos ah√≠ el coche con las maletas, que como era temprano a√ļn no pod√≠amos hacer el check in y no quer√≠amos perder tiempo de conocer Salamanca. Es todo muy «estilo compadre», sin ticket ni nada, pero vigilado 24 horas.

Lo primero, ir a la Oficina de Turismo en la Plaza Mayor

Nos fuimos hacia la Oficina de Turismo de Salamanca, que est√° situada en la Plaza Mayor, para reservar una ruta guiada por el centro de la ciudad. Esta visita guiada cuesta 8‚ā¨ por persona y la ofrece el mismo Ayuntamiento.

Foto de la Plaza Mayor de Salamanca

De turismo en Zara… ¬Ņ¬Ņen Zara??

Con las plazas reservadas, como a√ļn quedaba tiempo, nos dimos una vuelta por el centro y entramos en el Zara de la calle Toro. «¬ŅAl Zara estando de turismo?» habr√©is pensado, ¬Ņverdad?

Resulta que la tienda está montada en el interior de la iglesia del antiguo convento de San Antonio el Real. Este convento se empezó a construir a principios del siglo XVIII sobre una casa palacio del Conde de Amayuelas, pero no se llegó a terminar. Sus ruinas fueron pasando de unas manos a otras, hubo viviendas en su interior, un banco, y en 1997 se catalogó como Bien de Interés Cultural, hasta que en 2005 Zara lo reutilizó como tienda.

Zara de la calle Toro en Salamanca

Si queréis saber más sobre esta tienda os recomiendo este blog en el que profundizan en su particular historia.

Ruta guiada por Salamanca

Y llegó la hora de empezar nuestra visita guiada por Salamanca. Empezamos en la Plaza Mayor, rodeada de escudos de armas entre los que destaca en el Ayuntamiento el escudo de Fernando III.

Iglesia de San Martín, la más antigua de Salamanca

Luego hicimos una parada en la iglesia de San Mart√≠n, que es la iglesia m√°s antigua de Salamanca.¬†Se empez√≥ a construir en el a√Īo 1103 sobre una ermita dedicada a San Pedro. Cuesta un poco ver la iglesia, ya que la han dejado un poco atrapada entre las edificaciones m√°s modernas. Pero tiene su encanto conocerla.

Iglesia de San Martín, la más antigua de Salamanca

Estatua de Adares

Hicimos otra parada frente a una escultura en la Plaza del Corrillo, junto a la iglesia, dedicada al Pintor de Poemas que los pon√≠a en esa plaza colgados de un tendedero. Este caballero poeta se llamaba Remigio Gonz√°lez Mart√≠n y se le apodaba «Adares» (A=Adelante, D=Dolor de la madre al dar a luz, A=Amor, R=Remigio, E=Espa√Īa, S=Salamanca).

La Clerecía y la Casa de las Conchas

Seguimos el tour llegando hasta la Clerec√≠a de Salamanca, antiguo Real Colegio del Esp√≠ritu Santo de la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs. Fue construido entre los siglos XVII y XVIII y actualmente es la sede de la Universidad Pontificia de Salamanca.

Clerecía de Salamanca

Frente a ella encontramos la Casa de las Conchas, que actualmente es una biblioteca p√ļblica.¬†Se construy√≥ como casa palacio¬†g√≥tica a finales del siglo XV y en 1967 su propietario, el Conde de Santa Coloma, la cedi√≥ al Ayuntamiento de Salamanca con un contrato de arrendamiento por un valor simb√≥lico de una peseta de oro anual durante noventa y nueve a√Īos, aunque en 1970 eliminaron esta historia.

Biblioteca de Salamanca

Como al ser biblioteca est√° abierta al p√ļblico, entramos y obtuvimos desde su patio interior una buena vista de las torres de la Clerec√≠a. Al estar tan pegados ambos edificios son dif√≠ciles de apreciar las torres desde la calle, pero con este «truco» para poder verlas se soluciona.

Torreones de la Clerecía de Salamanca

Colegio Anaya

El Palacio de Anaya es uno de los edificios m√°s conocidos de Salamanca. Fue construido sobre el antiguo Colegio Mayor de San Bartolom√©, el cual qued√≥ muy da√Īado en el conocido terremoto de Lisboa, que ya que la nombramos te invitamos a ver el art√≠culo de cuando estuvimos all√≠.

Palacio Anaya en Salamanca

El actual edificio se construy√≥ a mitad del siglo XVIII y actualmente alberga la Facultad de Filolog√≠a de la Universidad de Salamanca. Seg√ļn nos dijo la gu√≠a, en las caballerizas del Palacio se encuentra la¬†cafeter√≠a de la Facultad.

Catedral de Salamanca Nueva y Vieja

El Colegio Anaya est√° situado en los jardines justo frente a la Catedral de Salamanca, y a ella fuimos a continuaci√≥n. Entramos a la Catedral que se divide en dos. La Catedral Nueva y la Catedral Vieja. La entrada cuesta 4‚ā¨ por persona y no¬†est√° incluida en la ruta.

Catedral de Salamanca

Catedral Nueva

La Catedral Nueva de Salamanca, llamada Catedral de la Asunci√≥n de la Virgen, se construy√≥ entre los siglos XVI y XVIII, siendo la segunda mayor de Espa√Īa.

√ďrgano de la Catedral de Salamanca

La razón de que coexistan tanto la Catedral Nueva como la vieja es sencilla. Mientras construían la Nueva dejaron la otra abierta al culto, pero al acabarla les daba cosilla echarla abajo así que decidieron conservar las dos. ¡Bien hecho!

Clero de la Catedral de Salamanca

Ambas comparten un muro que hubo que reforzar y además el nuevo campanario se construyó sobre el antiguo. Una auténtica simbiosis catedralicia.

Arcos del techo de la Catedral de Salamanca

De la Catedral Nueva llama la atención una figura que se encuentra entre sus elementos decorativos exteriores. Esta figura es la de un astronauta.

El astronauta se¬†a√Īadi√≥ a la decoraci√≥n junto a un drag√≥n comiendo helado en el a√Īo 1992, durante una restauraci√≥n en la que se decidi√≥ a√Īadir alg√ļn elemento contempor√°neo.

Astronauta de la fachada Catedral de Salamanca

Catedral Vieja

La Catedral Vieja, llamada Catedral de Santa María, data del siglo XII que comenzó su construcción. Aunque ahora ya no se ve claramente, en su día fue concebida como iglesia-fortaleza, ya que Salamanca era un lugar fronterizo y había que estar listo para lo que pudiese ocurrir.

Dibujos de la Catedral Vieja de Salamanca

En su interior pudimos ver murales hechos sobre las paredes con los que se ilustraba antiguamente a los feligreses, ya que éstos no sabían leer y así se les podían explicar mejor los distintos episodios bíblicos.

Ilustraciones del retablo mayor de la Catedral Vieja de Salamanca

También las ilustraciones del retablo mayor son espectaculares y como se ve en la foto muy numerosas, así era más ameno ir a misa.

Visita a la Universidad de Salamanca

Fundada en 1218, la Universidad de Salamanca es¬†la m√°s antigua de Espa√Īa y la tercera m√°s antigua de Europa. En la ruta dimos una vuelta por algunas de sus instalaciones mientras la gu√≠a del tour nos explicaba su historia.

Patio de la Universidad de Salamanca

Escuelas Menores y el Cielo de Salamanca

Visitamos el edificio de las Escuelas Menores de la Universidad de Salamanca, en las que se impartía el bachiller. En la actualidad se utiliza como edificio de servicios variados de la Universidad, a excepción de un aula que es muy particular.

Escuelas Menores de la Universidad de Salamanca

En ella se encuentra el «Cielo de Salamanca», que es una pintura Mural que el pintor Fernando Gallego realiz√≥ en el siglo XV. Debido a unos derrumbes y restauraciones, qued√≥ un tercio solamente y se tap√≥, hasta que en una restauraci√≥n hecha a mediados del siglo XX se encontr√≥ y se traslad√≥ para poder ser conservada y visitada.

Mural del Cielo de Salamanca

Y aquí se acabó el tour. Hacerlo está muy bien ya que conoces en profundidad la historia de Salamanca y no dejas pasar detalles de lugares que sin conocerlos ni te darías cuenta. Os recomendamos hacerla.

San Marcos, la Iglesia redonda de Salamanca

Antes de llegar al hotel vimos por fuera la iglesia de San Marcos, que tiene la particularidad de ser de planta redonda. Es un templo peque√Īo, de unos 22 metros de diametro, y antiguo, construido entre los siglos XI y XII.

Iglesia redonda en Salamanca

El alojamiento en Salamanca

Tras la ruta fuimos al hotel a dejar las cosas para dejar eso hecho. El alojamiento en Salamanca que hab√≠amos reservado era el Hotel Gabriel y Gal√°n (35‚ā¨ la noche), situado a pocos pasos del centro de la ciudad.

Hotel cerca del centro de Salamanca

Es un hotel muy neutro en todo, tanto en las instalaciones como en el trato, que rozó la neutralidad pero con ápices de hostilidad. Sería un mal día.

Hotel en Salamanca barato

Es un hotel sin ning√ļn lujo pero sin ninguna carencia significante m√°s all√° que algo de limpieza relajada en los sitios que no se nota. En definitiva, adecuado para el precio que tiene, bien situado y perfecto teniendo en cuenta que hotel m√°s garaje fueron 45‚ā¨.

Almorzar en Salamanca

Para almorzar nos dirigimos a la zona de bares cerca de la Catedral. Vimos varias opciones, todo era muy parecido en plan men√ļs o tapas peque√Īas a 5,50‚ā¨. Por su situaci√≥n… todo para turistas.

Finalmente nos sentamos en La Luna Caf√© & Restaurante, captados por un comercial. Aqu√≠ nos tomamos un men√ļ a 11‚ā¨ por ser lunes (lo normal eran 12‚ā¨). En este bar te ponen de bebida una botella de medio litro de vino blanco, otra de tinto, y otra de gaseosa. Si quieres otra cosa ya va fuera del men√ļ. Si te gusta el vino y la gaseosa hasta te va a sobrar.

Men√ļ del d√≠a a buen precio en Salamanca

Pedimos de primero un revuelto de setas con virutas de jamón ibérico (que se perdieron por el camino), y patatas meneás que traen torreznos, pimiento y guindilla, pero no había, y pedimos entremeses típicos de la Tierra, que eran de paquete típico del supermercado.

Comer a buen precio en Salamanca

De segundo pedimos¬†pluma ib√©rica y churrasco a la brasa, ambas cosas estaban ricas y ven√≠an acompa√Īadas de patatas fritas y un poco de ensalada, sin pasarse tampoco.¬† Y de postre crema de lim√≥n y cuajada con miel, todo por 22‚ā¨ los dos.

Almorzar a buen precio en Salamanca

Paseando por Salamanca

Tras el almuerzo fuimos dando un paseo en dirección al río Tormes, pasando por zonas que habíamos visto durante la visita guiada. En una de esas zonas conseguimos sacar una foto de la Clerecía y la Casa de las Conchas que dejaba ver ambas torres perfectamente.

Casa de las Conchas y Clerecía

La muralla

Nos dimos una vuelta por la muralla que rodea la antigua ciudad y que dan al río. Como se ve parece que están construidas sobre una base de piedra escarpada que haría más complicada la subida de los malos.

Ciudad amurallada de Salamanca

Cruzando el río Tormes

Nos habían dicho que desde la otra orilla del río Tormes se obtenían unas vistas muy bonitas del skyline salmantino, destacando la Catedral sobre todos los tejados. Nos aventuramos a cruzar el río y podemos afirmar que es cierto. Además que es una zona ajardinada en la que hay sombra y se puede estar muy bien contemplando el paisaje.

Catedral de Salamanca desde el río Tormes

La iglesia Nueva del Arrabal

En la orilla opuesta a la Catedral de Salamanca nos encontramos con la iglesia Nueva del Arrabal, dedicada a la Santísima Trinidad y construida en 1952 para sustituir a la antigua iglesia Vieja del Arrabal del siglo XVII, que fue abandonada en ese momento pero reformada y puesta de nuevo en marcha en 2006.

Iglesia del Arrabal en el río Tormes

Puente Romano de Salamanca

Para volver a la otra orilla del r√≠o y seguir pateando el centro cruzamos por el Puente Romano, que se llama en realidad Puente Mayor de Salamanca. Fue construido en la segunda mitad del siglo I y hasta los a√Īos 70 del siglo XX estuvo soportando tr√°fico rodado. ¬°Eso s√≠ que es construir!

En la actualidad ha quedado como puente peatonal y desde él se obtienen unas buenas vistas del río Tormes y de sus dos orillas.

Puente Romano de Salamanca

Iglesia de Santiago y la estatua de Lazarillo de Tormes

Pegada al Puente Romano encontramos en un parquecito la estatua homenaje al Lazarillo de Tormes, y junto a ella la iglesia de Santiago del Arrabal, una de las m√°s antiguas de Salamanca, construida en el siglo XII como una iglesia de moz√°rabes.

Su cercanía con la Ruta de la Plata la hace uno de los pasos obligados en el Camino de Santiago, aunque sus numerosas restauraciones hacen que por fuera no tenga nada que ver con la original.

Estatua del Lazarillo de Tormes en Salamanca

Huerto de Calixto y Melibea

Comenzamos a subir para el centro histórico haciendo una parada en el Huerto de Calixto y Melibea, inspirado por el escenario recreado por Fernando de Rojas en la Tragicomedia de Calisto y Melibea.

El parque se inaugur√≥ en el a√Īo 1981 en la ladera de la antigua muralla. Es ideal para pasear un rato en su interior y desconectar del turismo tradicional, pudi√©ndose hacer una parada para refrescarse los brazos en la fuente.

Jardín de Calixto y Melibea

Cueva de Salamanca

Subimos un poco más y llegamos hasta la Cueva de Salamanca, un lugar lleno de leyenda en el que se dice que el diablo impartía clase a quienes querían recibirla. La entrada es gratis y tiene varios niveles visitables.

La cripta, que es lo que se conoce como la cueva, pertenecía a la iglesia de San Cebrián, construida en el siglo XII y desaparecida en el XVI.

Seg√ļn la leyenda un sacrist√°n que en realidad era Satan√°s, daba clase a 7 alumnos durante 7 a√Īos, para luego uno quedar a su servicio de por vida. Uno de estos alumnos, Enrique de Arag√≥n, Marqu√©s de Villena, enga√Ī√≥ al sacrist√°n (al diablo) para no quedar a su servicio y por eso perdi√≥ su sombra.

Entrada gratis a la Cueva de Salamanca

La Cerca Vieja, que es la muralla primitiva de Salamanca que fue sustituida en el siglo XIII por la Cerca Nueva, mostr√°ndose lo que queda de la vieja muy desgastado pero a√ļn consistente.

La Torre del Marqués de Villena, que aunque nunca le perteneció, debido a su protagonismo en la leyenda de la Cueva de Salamanca se le ha quedado su nombre. En realidad era parte del Palacio Mayorazgo de los Albendea y data del siglo XV. Desde arriba se obtienen unas vistas muy buenas del arrabal.

 

Covento de San Esteban

Hab√≠amos le√≠do que un lugar que no puede perderse el turista en Salamanca es el Convento de San Esteban. Pagamos 3,50‚ā¨ por cada entrada y accedimos para descubrir un lugar inmenso de un gran valor hist√≥rico y art√≠stico.

Aunque su origen está en el siglo XIII, poco ha llegado a la actualidad de sus primeros edificios. Lo que vemos es el resultado de nuevas construcciones y restauraciones, ya que durante un tiempo estuvo medio abandonado, usado como enfermería entre otras cosas, y finalmente como museo para poder conservarlo.

Visitar el Monasterio de San Esteban

La visita fue muy tranquila y agradable, es un lugar en el que se respira mucha tranquilidad. Paseamos por su patio, por las distintas plantas, vimos las capillas, la iglesia que es inmensa, su patio central en el que el respeto es absoluto por parte de los visitantes. Sin duda merece la pena la visita.

Interior del Monasterio de San Esteban en Salamanca

Convento de las Due√Īas

Al salir nos acercamos al Convento de las Due√Īas pero ya no eran horas de visitarlo as√≠ que nos fuimos para la tienda del convento y compramos dos cajas de amarguillos por 11,30 euros, que son t√≠picos del lugar. Aprovechamos para echar una foto del patio antes de irnos.

Dulces del Convento de las Due√Īas

Palacio de la Salina

De vuelta para el hotel hicimos una breve parada en el Palacio de la Salina, que es un palacio del siglo XVI con aires italianos muy llamativo y pintoresco. Su nombre viene de que hasta 1870 fue donde se manejaba el tema de la sal en Salamanca (distribución, precios, etc). Entramos en su patio un momento solamente y tomamos esta fotito.

Casa Palacio de la Salina

Cenar en Salamanca

Para elegir un sitio en el que cenar nos dejamos aconsejar por las opiniones de internet, coincidiendo muchas en que El Asador de Van Dyck era un buen sitio para ir de pinchos.

Bar de pinchos en Salamanca

Entramos y nos pedimos una botella de sidra para ir ech√°ndonos seg√ļn antojo, y nos pedimos 6 pinchos y una raci√≥n de patatas bravas.

Bares de tapas y pinchos en Salamanca

La comida estaba bien teniendo en cuenta que es un bar de pinchos, tampoco por estos precios vamos a esperar un pincho gourmet. Lo importante es que nos cubri√≥ la necesidad de la cena y salimos satisfechos del lugar por 16,50‚ā¨.

Desayunar en Salamanca

Para desayunar salimos del hotel con la intención de no alejarnos mucho. Vimos al poco de empezar a andar el Bar Elfos, un bar grande en el que no había demasiada gente.

Entramos y el silencio era sepulcral. Solo se escucha el eco de las noticias en un televisor y el efusivo saludo del camarero que constrastaba con los clientes que no emitían ni un sonido. Todo lo contrario a los bares de Sevilla que no te escuchas ni a ti mismo.

Desayunar barato en Salamanca

Pedimos un par de tostadas de jam√≥n, tomate y aceite, acompa√Īadas de dos caf√©s. Al poco lo tuvimos avisados por el camarero con mucha alegr√≠a, da gusto que te atiendan as√≠. Adem√°s el desayuno, aunque el jam√≥n era de paquete, estaba muy bien y el precio genial,¬† 4,40‚ā¨.

Turismo ma√Īanero en Salamanca

Tras el desayuno volvimos a ir a la Oficina de Turismo y compramos por 4‚ā¨ cada uno la entrada conjunta para la Casa de Lis y el Museo de Historia de la Automoci√≥n, que¬†haci√©ndolo de esta forma supone un ahorro del 50%.

Nos dimos un paseo con el fresquito de la ma√Īana camino de la zona del r√≠o Tormes, que es donde se encuentran tanto el Museo de la Automoci√≥n como la Casa de Lis, empezando primero la visita a los coches.

Museo de Historia de la Automoción

Como era temprano y entre semana apenas había gente visitándolo, quizás nos cruzamos dentro con 20 personas como mucho, pudimos ver todo con tranquilidad, echarnos fotos y recrearnos un poco entre los cientos de miles (o millones) de euros en coches que hay allí.

En este museo se reunen al menos un centenar de coches entre la colección de Demetrio Gómez Planche y algunas aportaciones de la DGT y otras colecciones privadas. Destacan coches como el Cadillac Fleetwood 75 que perteneció a Franco, un Hispano Suiza de 1930 en su estado original, modelos de principios del siglo XX, etc.

Lo primero al entrar es tomarse una foto dentro de un Fiat antiguo que está a disposición de los visitantes para tal fin. Te metes dentro y te das cuenta que el confort de aquella época nada tiene que ver con el de los coches de ahora, ni tampoco el espacio interior. A continuación pasas por una galería con coches de principios del siglo XX (que es la foto siguiente) que deben tener un valor incalculable.

Antig√ľedades en el Museo del Autom√≥vil de Salamanca

Fuimos atravesando secciones en las que pudimos ver motores, accesorios y documentaci√≥n, coches de mitad de siglo y continuamos hasta la zona de coches de los a√Īos 60, por ejemplo el t√≠pico Seat 1500 en formato taxi.

Coches de los a√Īos 60 en el Museo del Autom√≥vil de Salamanca

Muy curioso nos result√≥ el veh√≠culo de la siguiente foto equipado con un gas√≥geno, que es un sistema que tras la Guerra Civil se utiliz√≥ en Espa√Īa debido a la escasez de combustibles. Pero tambi√©n en Europa en el periodo entre guerras, incluso en la actualidad se utiliza este sistema en algunos √°mbitos que nada tienen que ver con el autom√≥vil.

Así resumido, en este sistema se le saca partido a los gases de quemar carbón, pero la potencia es tan mínima que los coches no alcanzaban mucha velocidad y además les costaba mucho tirar de cargas pesadas.

Gasógeno en el Museo del Automóvil de Salamanca

Avanzamos hacia la zona de coches de competición, donde vimos coches de rally de marcas como BMW, Nissan o  Renault, algunos prototipos, e incluso el fórmula 1 que dio tantos éxitos a Fernando Alonso en su día.

Rally en el Museo del coche de Salamanca

Finalizamos la visita en la sala de exposiciones temporales, en la que en esta ocasi√≥n se estaba llevando a cabo una muestra centrada en coches de color rojo. De estos coches, adem√°s de los cochazos de marcas tipo Ferrari que es lo obvio, destacar√≠a un Simca 1200 S de 1969. Nunca lo hab√≠a visto y es… espectacular.

Coches rojos en el Museo de coches de Salamanca

Y finalizamos la visita contentos por las joyas de la¬†automoci√≥n que¬†hab√≠amos podido ver y dirigi√©ndonos a pie a la siguiente parada de la ma√Īana tur√≠stica, la Casa de Lis, a pocos metros del Museo de la Automoci√≥n.

Casa de Lis en Salamanca

La Casa de Lis es un palacio urbano muy llamativo hecho de hierro y vidrio en su parte exterior. Fue construido a principios del siglo XX sobre la antigua muralla de Salamanca por encargo del empresario Miguel de Lis.

Cristalera de la Casa de Lis

Con el tiempo fue cambiando de inquilinos hasta que se abandon√≥ en los a√Īos 70, comenzando a deteriorarse hasta que, en 1981, el Ayuntamiento de Salamanca la expropi√≥ y restaur√≥ para convertirla en museo.

En la actualidad, la Casa de Lis es la sede del Museo Art Nouveau y Art Déco, con varias colecciones de piezas y objetos antiguos de gran valor, tales como esculturas, pintura, juguetes antiguos, etc.

Vidriera de la Casa de Lis

Y por √ļltimo una parada obligatoria para el postureo en la Casa de Lis. Desde la cafeter√≠a se pueden hacer fotos tomando caf√© de forma casual con estas bonitas vidrieras y disfrutando de unas buenas vistas de la otra orilla del r√≠o Tormes. Sencillo pero result√≥n.

Bar de la Casa de Lis

Acopio de víveres y a seguir con el viaje

Antes de marcharnos de Salamanca hicimos una parada en La Tahona de la Abuela y nos compramos dos hornazos, una raqueta (un dulce tipo palmera) y un rosco de yema. Todo por 9,90‚ā¨.

No sab√≠amos cu√°ndo nos los √≠bamos a comer, pero como √≠bamos a continuar el viaje hacia la Sierra de Francia sin conocer el camino… m√°s val√≠a prevenir.

¬°Un saludo!

2 Comments on “Escapadas: un d√≠a en Salamanca”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *