Qué ver en Oporto en un día

Qué hacer en Oporto en un día

Nuestra aventura de un día en Oporto tuvo su origen tras la finalización del Camino de Santiago en septiembre de 2021, experiencia que disfrutamos durante casi una semana.

Como nos fuimos desde Sevilla en coche hasta Galicia, decidimos hacer la vuelta por Portugal, haciendo parada en Oporto para conocer esta ciudad en la que nunca habíamos estado.

Llegar a Oporto sin GPS

La primera sorpresa que tuvimos fue al cruzar la frontera, que el operador de móvil Lowi nos dejó sin telefonía. Ni datos, ni llamadas, ni nada de nada. Estábamos un poco a la deriva.

Para saber cómo llegar a Oporto desde la frontera nos paramos en un área de servicio con wifi y allí hicimos capturas de pantalla con el recorrido aproximado que teníamos que hacer. Por suerte nos tocó un empleado amable que nos explicó el funcionamiento del tema de los peajes.

Seguro para viajar con COVID19

Hotel Miradouro, un lugar especial para alojarse en Oporto

Con much√≠simo esfuerzo llegamos a nuestro alojamiento para esa noche, el Hotel Miradouro un gigante viejuno que en los a√Īos 70 debi√≥ ser un gran hotel de casi lujo. Nos cost√≥ 95‚ā¨ la noche para tres personas, incluyendo el desayuno y un parking propio sin vigilancia.

Hotel con encanto en Oporto

El mobiliario y la decoraci√≥n del hotel forman un ambiente t√≠pico de otra √©poca de este que sale en pel√≠culas en las que se alojan hu√©spedes raros a los que no se les pide ning√ļn tipo de identificaci√≥n. Da igual qu√© pasado tengan o de lo que sea que est√©n huyendo, en el hotel no se hacen preguntas. Pues esas pel√≠culas.

Soltamos las cosas, nos duchamos, disfrutamos de la vista desde la habitación (espectacular, eso sí) y nos fuimos a la calle a conocer brevemente Oporto.

Panor√°mica de Oporto

Qué ver de noche en Oporto

Nuestro reducido tiempo de turismo en Oporto daba comienzo. Enfilamos hacia abajo una cuesta gigante por la rua de Santa Catarina, una vía larga y llena de vida en la que muchos estudiantes se daban encuentro.

Rua de Santa Catarina en Oporto

Capela das Almas

Al poco de caminar pasamos por la puerta de la Capela das Almas, una iglesia con unos azulejos en su exterior que con las luces de la noche nos dejó una bonita imagen.

Capela das Almas en Oporto

Al d√≠a siguiente volvimos a pasar por la Capela das Almas en la ma√Īana y vimos que estaba abierta, as√≠ que aprovechamos para ver c√≥mo era su interior haciendo un alto en nuestro paseo.

Capela das Almas en Oporto

Iglesia de San Ildefonso

El paseo nos llevó hasta la puerta de la iglesia de San Ildefonso, un templo con unas dimensiones bastante grandes que también por lo céntrico nos hizo pensar que estábamos ante la Catedral.

Data del siglo XVIII y en su fachada, que cuenta con dos robustos campanarios, podemos ver un ejemplo de los azulejos t√≠picos de Oporto. El estar la iglesia situada en alto, le da a√ļn m√°s presencia.

Iglesia de San Ildefonso en Oporto

Muralla Fernandina

Seguimos caminando hacia abajo viendo tiendecitas, hasta que llegamos a una zona más abierta. El ambiente de la noche empezaba a ser raro. Se veía mucho personaje vagando, gente esquinera, etc. Esto nos llevó hasta una de las torres de la conocida como Muralla Fernandina.

Se construy√≥ en el siglo XIV como necesidad defensiva tras la expansi√≥n de la ciudad, quedando peque√Īa la antigua muralla romana y las ampliaciones que a √©sta se le hab√≠an practicado.

Murallas Fernandinas de Oporto

Catedral de Oporto

Nuestra idea era ir a ver por fuera la Catedral de Oporto y de ah√≠ irnos a cenar a alg√ļn sitio. Dimos con ella pero los alrededores del templo estaban muy solos y el ambiente era extra√Īo, as√≠ que nos fuimos pronto para volver al d√≠a siguiente.

Catedral de Oporto de noche

Puente de Don Luis I

Aprovechando la cercanía, fuimos a ver uno de los lugares de interés turístico de Oporto, el puente Luis I, una escena muy recomendada tanto de día como de noche. Desde allí se obtienen unas vistas espectaculares de ambos lados de la ciudad, que situada en acantilados está unida por varios puentes.

Puente de Luis I de Oporto

Estación de trenes de São Bento

Esa noche comimos en una hamburgueser√≠a de franquicia sentados al fresquito, en la plaza en la que se ubica la estaci√≥n de trenes de S√£o Bento (a la derecha en la siguiente foto). Es un punto de la ciudad con ajetreo constante, con gente entrando y saliendo en la plaza, coches que van y vienen, transporte p√ļblico, etc.

Plaza de Sao Bento en Oporto

Ya que estábamos al lado de la estación de trenes nos metimos a ver cómo era por dentro, encontrándonos con unas paredes decoradas con azulejos parecidos a los de la Capela das Almas y otras iglesias que iríamos viendo al día siguiente.

Estación de trenes de São Bento en Oporto

 

Tras cenar, nos dimos una caminata de vuelta (ahora tocaba cuesta arriba) hasta el hotel, para acostarnos a una hora prudente. El cuerpo estaba cansado del Camino de Santiago y a√ļn nos quedaba una ma√Īana de turismo y una vuelta a casa.

Desayunar en Oporto

Lleg√≥ el nuevo d√≠a y como nos quedaba un largo camino hacia Sevilla, adem√°s sin gps ni internet, nos levantamos muy temprano para poder hacer algo de turismo en Oporto y aprovechar la ma√Īana.

Desayunamos en el mismo hotel y comimos todo lo que quisimos en el bufet. El sitio era en sintonía con el resto del hotel, una sala de película antigua.

Desayunar en el Hotel Miradouro de Oporto

M√°s tarde hicimos una parada a media ma√Īana para tomar un caf√© con un dulce en la Confiter√≠a de los Cl√©rigos, que es de donde procede esta foto tan apetecible.

Confitería de los Clérigos en Oporto

Qué ver de día en Oporto

Nos lanzamos de nuevo por las calles de Oporto. Volvimos a enfilar la calle de Santa Catarina hacia abajo y pasamos por lugares que habíamos visto de noche. El cambio en el ambiente era radical.

El centro de Oporto estaba lleno de vida, había mucha gente de la ciudad haciendo sus mandados y mucho turista como nosotros conociendo aquello.

Rua Santa Catarina en Oporto

Iglesia de los Clérigos

Fuimos andando hasta una zona muy comercial y tur√≠stica, en la que se sit√ļa la iglesia de los Cl√©rigos, del siglo XVIII. Esta iglesia tiene una torre por su parte trasera que con 76 metros de altura es considerada la m√°s alta de Portugal. Cuenta con 200 escalones que mientras se van subiendo dejan ver sus 49 campanas.

Iglesia de los Clérigos en Oporto

Cerca de allí hay una librería muy famosa, la Librería Lello de Oporto, conocida por muchos como la librería más bonita del mundo. Nos acercamos a su puerta con idea de visitarla pero aquello era imposible.

Hab√≠a tant√≠sima cola en la puerta que no perdimos tiempo en intentar entrar a verla, preferimos perdernos entre las callejuelas y conocer un poco m√°s la ciudad. √ćbamos muy justos de tiempo y hab√≠a que dejar cosas por hacer para un siguiente viaje.

Iglesia del Carmen

También cerca de la librería nos encontramos con la Iglesia del Carmen de Oporto, también construida en el siglo XVIII y considerada de las más bonitas de la ciudad.

La decoración de su fachada es de principios del siglo XX, hecha con estos azulejos blancos y azules tan típicos que no te cansas de mirarlos. En este caso, representa la imposición del escapulario en el Monte Carmelo.

Iglesia del Carmen en Oporto

Avenida dos Aliados

Si tenemos que ubicar en alg√ļn sitio el punto m√°s c√©ntrico de Oporto, ese es la Avenida dos Aliados. Es una gran plaza en la que se encuentra el Ayuntamiento de Oporto, rodeado de unos edificios a cada lado con un porte espectacular.

Se trata de una gran plaza abierta en la que seg√ļn hemos le√≠do se re√ļnen los portuenses para dar la bienvenida al a√Īo y para celebrar varias festividades como las fiestas de S√£o Jo√£o o¬†la tradici√≥n estudiantil de la¬†Queima das Fitas.

Avenida dos Aliados en Oporto

Miradores de Oporto

Encontramos varios miradores y desde casi todos se veía a lo lejos la Catedral de Oporto. Esta foto que ponemos a continuación está hecha desde uno de estos miradores, concretamente el conocido como Mirador de la Victoria.

Catedral de Oporto desde el Mirador de la Victoria

Hubo un momento en el que a cada pocas calles que andábamos nos encontrábamos un mirador. Aprovechábamos para tener una panorámica de la ciudad y sobre todo para ubicarnos y saber por dónde andábamos. Por las nubes se puede ver que el día estaba tontillo y parecía que nos iba a llover encima.

Miradores de Oporto

Catedral de Oporto de día

Antes de irnos, con la luz del día fuimos de nuevo al entorno de la Catedral, que estaba lleno de turistas también. Sin duda es un punto muy importante para la visita a Oporto.

Catedral de Oporto de día

Vuelta a Sevilla desde Oporto

Llegó la hora de volver a Sevilla. Con wifi sacamos todas las fotos de mapas que pudimos y nos lanzamos a la aventura.  Nos recorrimos pueblos por los que hacía tiempo que no veían pasar a gente. Carreteras de un carril para ambos sentidos en los que las ramitas de los lados daban en los espejos. Una locura.

Conseguimos encontrar un sitio para comer llamado Restaurante Pranxudos¬†(en mitad de ning√ļn sitio) en el que salimos satisfechos, sobre todo por la atenci√≥n y disposici√≥n hacia nosotros, que se nos ve√≠a perdidos.

Restaurante Pranxudos en Portugal

Tras muchas horas de carretera y sin saber con seguridad por d√≥nde tiramos, llegamos a la frontera con Espa√Īa. Aparecimos en alg√ļn punto de Badajoz y desde ah√≠ ya fuimos guiados por el GPS hacia Sevilla. Toda una aventura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *