Escapada a Mil√°n

Hacer turismo en Mil√°n
Escapada a Mil√°n
5 (100%) 5 votes

Tras un viaje en tren desde Venecia de cerca de 3 horas y con transbordo en Verona, llegamos a la Estación Central de Milán. Desde ahí nos encaminamos hacia nuestro apartamento.

Esta era la cuarta etapa de un viaje que en diciembre de 2017 nos llev√≥ a conocer varias ciudades de Italia. Primero estuvimos en Pisa, de ah√≠ fuimos a Florencia, luego a Venecia y por √ļltimo √≠bamos a pasar dos noches en Mil√°n. Desde all√≠ coger√≠amos un avi√≥n de vuelta a Sevilla.

El transporte en Mil√°n

Aunque desde la estación al apartamento fuimos andando, más tarde necesitaríamos recorrer grandes distancias así que compartimos brevemente aquí nuestra experiencia.

Metro de Mil√°n

Para moverse por Mil√°n os recomendamos la tarjeta de transporte que dura 24 horas y vale 4.50 ‚ā¨, permiti√©ndote hacer uso de metro, tranv√≠a o bus tantas veces como desees.

A nosotros nos fue bien con ella y nos permitió desplazarnos rápidamente optimizando mucho el tiempo para conocer sitios y hacer turismo.

El Metro en Italia

El alojamiento en Mil√°n

El apartamento estaba situado a unos 20 minutos andando desde la estaci√≥n de tren de Mil√°n, muy bien comunicado para movernos f√°cilmente por la ciudad y visitar los lugares m√°s tur√≠sticos que quer√≠amos conocer.¬†Lo reservamos a trav√©s de Booking y nos sali√≥ por 60‚ā¨ la noche, que estuvimos dos.

Alojamiento en Mil√°n

El apartamento Ducla degli Abruzzi estaba muy bien preparado, ideal para este tipo de escapadas. Ten√≠a un sal√≥n-comedor con una peque√Īa cocina integrada en la que no faltaba de nada.

Ducla degli Abruzzi en Mil√°n

Para dormir una habitaci√≥n con una cama muy c√≥moda y un ba√Īo muy nuevo con el agua s√ļper calentita. Todo el piso era nuevo y adem√°s de su buena ubicaci√≥n ten√≠a muchos detalles.

Apartamento Ducla degli Abruzzi Mil√°n

El Duomo de Mil√°n

Tras dejar las maletas, salimos pitando en metro para el Duomo, la Catedral de Mil√°n, que cuando llegamos su plaza estaba abarrotada de gente como es lo habitual.

El Duomo de Milán es uno de los templos católicos más grandes del mundo, pudiendo dar cabida a más de 40.000 personas en su interior.

Catedral de Mil√°n

Su construcción se inició en el siglo XIV pero se extendió hasta mediados del siglo XX que se dio por finalizada su obra. Si se ve un mapa de Milán, se ve que la ciudad fue creciendo tomando como centro el Duomo, o más bien el lugar donde se ubica, ya que anteriormente hubo otros templos que se los llevó el fuego.

La Galería Vittorio Emmanuel II

A su lado se encuentra la Galería Vittorio Emmanuel II, llenísima de gente en el momento en el que fuimos. De hecho, nos costó mucho llegar al famoso toro de la suerte.

Galería Vittorio Emmanuel II de Milán

Esta galería comercial fue construida en el siglo XIX y en su interior se encuentran las tiendas más famosas de Milán: Prada, Gucci, Louis Vuitton, Tiffany, etc.

Se ubica entre dos de los monumentos más famosos de la ciudad, el Duomo y el Teatro alla Scala, pero es un lugar digno de ver por sí solo, su cristalera es espectacular.

Galería Vittorio Emmanuel II de Milán

Teatro alla Scala

Seguimos andando y llegamos al Teatro alla Scala, al cuál no pudimos acercarnos mucho porque había un evento importante y lo tenían vallado por completo.

Es uno de los teatros de ópera más famosos del mundo y ha estado ubicado en varios edificios. El primero, del siglo XVIII, lo destruyó un incendio, el siguiente la guerra, hasta el que vemos hoy que es de mitad del siglo XX.

Teatro alla Scala en Mil√°n

San Ambrosio

Cogimos de nuevo el metro y nos bajamos en la zona de la Basílica de San Ambrosio, donde se supone que debía haber puestos y algo más de movimiento del que nos encontramos ya que era festivo.

Esta basílica comenzó a construirse en el siglo IV y su estado actual es el definitivo que tomó en el siglo XI. Destacan sus dos grandes campanarios pero como era de noche no pudimos verlos demasiado bien.

Mil√°n: San Ambrosio

Como no nos encontramos gran cosa de ambiente festivo por la zona dimos una breve vuelta, tomamos algunas fotos y regresamos al metro para poner rumbo a Navigli, a darle ca√Īa al t√≠pico aperitivo de Mil√°n.

Navigli, el barrio de los canales de Mil√°n

Cuando llegamos a Navigli nos encontramos un ambiente relajado: la gente se r√≠e tranquilamente mientras toma una copa y disfruta del buf√© libre que ofrece cada bar.¬†Para nosotros, este es uno de los peque√Īos placeres de Mil√°n.

Tomar el aperitivo en Mil√°n

El aperitivo en Mil√°n

Tras echar un vistazo nos decantamos por un bar llamado Vintage, en el que pagando 9‚ā¨ por persona pedimos un Spritz y nos daba derecho a consumir las cositas que ten√≠an en el buf√©. Si te sentabas fuera pagabas 7‚ā¨ pero hac√≠a taaaanto fr√≠o…

Canales de Navigli en Mil√°n

En el bufé pudimos elegir entre pastas, arroces, verduras, sandwiches, patatas, etc.. Y de postre tenían frutas, profiteroles y una fondue de chocolate. Este en concreto era un bufé de los normales pero teniendo en cuenta el precio y la cantidad es más que suficiente.

Bar de aperitivos en Mil√°n

Como fue un d√≠a bastante completito entre el viaje y los paseos por Mil√°n, nos fuimos a casa a descansar porque a la ma√Īana siguiente ten√≠amos que seguir visitando la ciudad.

Canales de Mil√°n

El Bosque Vertical de Mil√°n

Tras un sue√Īo m√°s que confortable (recomendamos este apartamento al 100%), nos levantamos y desayunamos algunas cositas que nos hab√≠a dejado la due√Īa: unas c√°psulas de caf√©, biscotes y mermelada.

Nos fuimos hacia la zona del Cementerio Monumental de Mil√°n pero parando primero en un lugar que sin ser demasiado conocido es digno de ver.

Se trata de dos edificios llenos de vegetación conocidos como Bosco Verticale. Uno de los edificios, la Torre de Castillia, mide más de 100 metros de alto y el otro, la Torre Confalonieri, casi 80.

Bosco Verticale Mil√°n

Estas torres llenas de naturaleza comenzaron a construirse en 2009 pero por culpa de la crisis econ√≥mica no fue hasta 2014 que se inauguraron. A sus pies, hay un centro comercial semicubierto bastante entretenido para dar una vuelta pero era temprano por la ma√Īana y el fr√≠o era casi insoportable.

Centro Comercial en Mil√°n

Porta Garibaldi, el barrio de moda en Mil√°n

De camino al Cementerio Monumental, que estaba a un paseo,  hicimos una parada en Porta Garibaldi, uno de los barrios más chic de Milán por sus bares, tiendas, vecinos y visitantes.

Uno de sus símbolos más reconocidos es la Puerta Comasina (actualmente llamada Garibaldi), que daba entrada a quienes provenían de la cercana ciudad de Como.

Porta Comasina Mil√°n

En el siglo XIX se le da el aspecto actual con motivo del emperador de Austria Francisco I y m√°s tarde se le cambia el nombre a Porta Garibaldi en honor del unificador de Italia.

Porta Volta, una peque√Īa abandonada

En el trayecto tambi√©n pasamos por delante de una peque√Īa puerta conocida como Porta Volta, con un aspecto muy dejado y abandonado desde al parecer hace tiempo.

Su origen est√°n en la mitad del siglo XVI, durante la ocupaci√≥n espa√Īola que junto a otras puertas menores fue construida como parte de la antigua muralla. A d√≠a de hoy luce muy dejada pero seguro que con el tiempo le dan un lavado de cara.

Porta Volta en Mil√°n

Cementerio Monumental de Mil√°n

Seguimos rumbo al Cementerio Monumental de Mil√°n, una visita obligada porque es de los mejores lugares de la ciudad que puedes visitar. Desde que llegas a la puerta te impresionas por su grandeza y por el estilo de sus construcciones. Es como un gran templo pero en campo abierto.

Cementerio Monumental de Mil√°n

La entrada principal al cementerio es de estilo neomedieval y se construyó entre 1863 y 1866, siendo su idea inicial la de ser un templo pero terminó siendo un camposanto en el que encontraremos multitud de tumbas, muchas de ellas de personalidades de la talla de Giuseppe Verdi o Alessandro Manzoni.

Cementerio Monumental de Mil√°n

Una de las tumbas que más llaman la atención (que con tanta tumba monumental es complicado que una destaque) es la de la familia Campari, que muestra una representación de La Última Cena.

√öltima cena en el Cementerio Monumental de Mil√°n

En este cementerio cada l√°pida, cada losa o cada cruz hace que te pares para verla porque son aut√©nticas obras de arte. Os ponemos un collage de algunas de las tumbas peque√Īas que nos llamaron la atenci√≥n.

Figuras en el Cementerio Monumental de Mil√°n

Figuras en el Cementerio Monumental de Mil√°n

Dimos un paseo entre las criptas, que pr√°cticamente eran peque√Īos templos, aunque la visita se torn√≥ un pel√≠n siniestra ya que era un d√≠a nublado y est√°bamos pr√°cticamente solos as√≠ que tras hacer unas fotos abandonamos el cementerio para seguir haciendo turismo.

Cementerio Monumental de Mil√°n

El cementerio es enorme y aunque por el p√°rrafo anterior pueda dar la sensaci√≥n de que estuvimos poco tiempo… estuvimos casi 2 horas paseando por su interior.

Castillo Sforzesco

Nuestra siguiente parada turística fue el Castillo Sforzesco que estaba muy ambientado: había muchos puestos alrededor del castillo, ya que era un día festivo en Italia y la gente aprovechó para salir a pasarlo bien aunque estuviese nublado.

Castello Sforzesco en Mil√°n

Este castillo se comenzó a construir en el siglo XIV por la familia Visconti. Ya en el siglo XV Francisco Sforza lo reconstruyó y generaciones siguientes lo fueron modificando. Es un castillo que abarca un gran recinto y en su interior alberga un museo de arte.

Mil√°n: Castillo Sforzesco

Como era día festivo estaba llenísimo de gente y nos iba a resultar imposible visitarlo en condiciones así que lo dejamos para un próximo viaje y aprovechamos para pasear por el interior de las murallas y ver sus distintos patios.

Castello Sforzesco en Mil√°n

Comer por la calle en Mil√°n

Como íbamos justos de tiempo, comimos en un puestecito de la calle un par de panzzerotti y seguimos paseando para ver los exteriores del Castillo Sforzesco.

Parque Sempione Mil√°n

Parco Sempione

Tras salir del castillo nos dimos un paseo por el Parco Sempione, un enorme parque que pertenece al recinto del Castillo Sforzesco. Nuestro paseo acabó en el Arco della Pace, lugar de foto obligada para todos los turistas.

Arco della Pace en Mil√°n

Un rato más tarde se nos encendió la bombilla de ir a preguntar a Santa Maria delle Grazie por si acaso tenían alguna entrada para ver la Última Cena (ilusos).

Evidentemente no hab√≠a, hac√≠a meses que no se vend√≠an entradas por internet y adem√°s ese d√≠a era festivo en Mil√°n. As√≠ que… tendremos que volver ¬Ņno?

Santa Maria delle Grazie

Despedida de Mil√°n

Decidimos volver a tomar algunas fotos más por el Duomo y a despedirnos del centro, habían sido unos días muy intensos (previamente habíamos estado en Pisa, Florencia y Venecia), hacía un frío que pelaba y al día siguiente salíamos temprano así que tomamos algo ligero para merendar y nos fuimos a nuestro maravilloso apartamento.

Comer en casa en Mil√°n

Unas horitas m√°s tarde rebuscamos en los folletos que nos hab√≠a dejado la due√Īa de la casa y vimos una opci√≥n de comida a domicilio m√°s que recomendable que tuvimos el fallo de no apuntar para recomendar.

Comida para llevar en Mil√°n

Pedimos un risotto de pescado y una pizza y podemos decir que fue una de las comidas m√°s ricas y contundentes que tomamos en Italia. A veces las apariencias enga√Īan tanto…

Y hasta aqu√≠, con buen sabor de boca, lleg√≥ nuestra experiencia en Mil√°n ūüėČ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *